Wittgenstein: Juega con la filosofía, el mito, el lenguaje y lo místico

Wittgenstein: Juega con la filosofía, el mito, el lenguaje y lo místico

Wittgenstein es uno de los filósofos que más me gusta, fue uno de los más influyentes y más importantes del siglo XX. Así como el término que se asocia a Michel Foucault con poder, a Jacques Derrida con deconstrucción, a Heidegger con el ser, a Wittgenstein se le asocia con el término: juegos de lenguajes (Juegos no como lúdico sino como reglas del lenguaje).

Wittgenstein es un pensador muy pero muy conocido. Quizás no han escuchado hablar de él porque su fama radica en Gran Bretaña y en Estados Unidos así como la Europa continental.

Hoy cada vez hay más sectores de la investigación filosófica que estudian más y más al pensador austríaco de mediados del siglo XX, Ludwig Wittgenstein y su filosofía del lenguaje.

Ludwig Wittgenstein usó la forma de escritura aforística al igual que Friedrich Nietzsche. No tanto en forma del tratado filosófico tradicional.

[Instagram] Te dejo una infografía de la filosofía de Nietzsche por si te interesa

El aforismo que más me ha impactado de Wittgenstein no está en sus obras principales, más bien está en una de sus obras marginales llamado Cultura y Valor, donde escribe: “la forma en que empleas la palabra Dios no muestra en quién piensas sino lo que piensas”. Interesantísimo.

Además tuve el honor de conocer y estudiar la obra de Wittgenstein con una de las autoridades hispanoamericanas de su pensamiento, Sabine Knabenschuh de Porta, ¡una crack de persona y profesora! 

Me gustaría colocarles acá artículos de la profesora Sabine porque sé que muchos investigadores de Wittgenstein verán este post y les servirá muchísimo la obra de ella: artículos publicados de Sabine Knabenschuh de Porta.

Quién fue Wittgenstein

Wittgenstein fue ingeniero, profesor de escuela, profesor de universidad, fue jardinero, quiso ser obrero, fue un camillero de guerra y además fue constructor, solo publicó un solo libro en su vida llamado el Tractatus Logico-Philosophicus, que lo escribió literalmente en medio de la balacera de la Primera Guerra Mundial.

Es considerado una de las mentes más brillantes del siglo XX, incluso comparando su influencia con el filósofo Martin Heidegger

Su familia fue una de las más burguesas de toda Austria, su hermano Paul fue pianista, su hermana mayor Grettel fue íntima amiga de Sigmund Freud, a quien estudiamos en nuestro canal de YouTube, y fue pintada incluso por Gustav Klimt, un pintor genial, que personalmente me encanta (y que por cierto recuerdo que su pintura El Beso fue reinterpretado en el opening del animé: Elfen Lied)

A pesar de ser una familia judía, igual que la familia Freud, la tradición familiar de los Wittgenstein era más germánica que otra cosa. 

Sobre Freud y su análisis psicológico Wittgenstein se iba a interesar más adelante empezando con el texto de La Interpretación de los Sueños.

[Tik Tok] Como ves me gusta el animé. Te dejo Evangelion en 1 minuto

Wittgenstein: como Dr. Jekyll y Mr. Hyde, dos personajes en uno

Metámonos en el mito de los dos Wittgenstein. Aunque existe la creencia que hay dos Wittgenstein, porque se considera que hay dos etapas de su obra filosófica, la del Tractatus Logico-Philosophicus (1921) y la de Investigaciones Filosóficas (1953) esto no es cierto. 

Los que afirman que hay dos Wittgenstein no sólo no han leído la obra de él integralmente sino que además lo que hacen es repetir lo que leen y lo que escriben otros de su obra. Sigue adelante y verás por qué.

Si bien es cierto terminó de escribir el Tractatus Logico-Philosophicus, su primera obra en 1918 y terminó de escribir las investigaciones filosóficas en 1949, el cual se publicó de una forma póstuma, el puente entre ambas obras lo escribió luego de su llegada a Cambridge en 1929, un libro llamado: Observaciones Filosóficas.

Un texto no solamente muy poco consumido de él sino además muy desconocido lamentablemente. 

Wittgenstein: Tractatus

Wittgenstein escribió su primer libro, el Tractatus, en medio de la Primera Guerra Mundial siendo un voluntario y preso por los italianos, pudo enviarle el manuscrito terminado al profesor Bertrand Russell, el cual no solamente intentó publicarlo sino que además lo prologó y el mismísimo Wittgenstein le dijo al profesor Russellque no entendió su obra. Obviamente, esto generó un distanciamiento a lo novela venezolana entre ambos.

El Tractatus tuvo una influencia espectacular e incluso la Escuela Positivista tomó este texto de una forma importante y Wittgenstein, para no variar, nunca se identificó con esta Escuela ni con ninguna otra.

Para quien la estética y la ética es lo mismo, la filosofía de Wittgenstein comienza con la pregunta cuál es la relación que existe entre el lenguaje y el mundo y tiene en este momento del Tractatus una visión prescriptiva del lenguaje, es decir, cómo se debe usar el lenguaje. Y el lenguaje es la representación del mundo. 

Wittgenstein: De lo que no se puede hablar hay que callar

El libro Tractatus se compone de siete capítulos y su capítulo más importante es el séptimo. Paradójicamente es un capítulo que no tiene nada escrito, solo tiene un título que dice: de lo que no se puede hablar es mejor callar.

Entonces, todo el capítulo se reduce a la nada, al silencio, porque no tiene ningún tipo de desarrollo, donde la gente ve aquí una crítica a la metafísica yo lo que veo es una inmensa humildad de parte de Wittgenstein.

Entendiendo que de todo en la filosofía no se puede hablar, la totalidad del mundo es lo que sucede, los hechos, y esos hechos son las conexiones de las cosas. 

Para Wittgenstein si algo puede preguntarse evidentemente se puede responder y además lo que es pensable también es posible.

Este término va a ser muy importante y transversal a lo largo de la filosofía de este autor: lo posible, la posibilidad, los límites de mi lenguaje son en última instancia los límites de mi propio mundo, mi mundo se constituye, se encuentra a través del lenguaje y, la estructura de este lenguaje es la estructura de nada más y nada menos que de la realidad.

Wittgenstein: La gramática carece de perspicuidad

Si bien es cierto cuando escribió el Tractatus hubo nociones epistemológicas dedicadas a la pregunta de cómo conocemos, por ejemplo: nos hacemos figuras de los hechos y esas figuras de los hechos son los pensamientos, más adelante esa preocupación por “el” lenguaje va a pasar a una preocupación por “nuestro” lenguaje. Allí comenzó, en este momento en Observaciones Filosóficas, a estudiar más ¿Cómo conocemos (el mundo)? ¿Se puede conocer? ¿Cómo es este proceso? Haciendo claras referencias entre lo que es el saber, lo que es el conocimiento, lo que es la verdad y lo que es la certeza.

Por lo tanto, Wittgenstein, en este momento va a introducir algo sumamente importante en su filosofía y no es otra cosa que la gramática. En medio de su estudio de la filosofía del lenguaje es aquí cuando él se hace la pregunta ¿por qué la filosofía es tan complicada? Después de todo debería ser absolutamente simple. La filosofía desenreda los nudos de nuestra forma de pensar, los cuales hemos hecho nosotros mismos de una manera absurda.

Y en eso estoy totalmente de acuerdo con él: a veces parece que ciertos filósofos creen que porque hablen o escriban más inentendible son más interesantes. Así como escribió Michel Onfray en su Antimanual de Filosofía que estudiamos en el canal, los mejores filósofos son los filósofos muertos, una crítica brutal, no puede ser que alguien crea que el mejor filósofo es el menos entendible. Creo que en eso me gusta la propuesta de la filosofía del norcoreano, Byung Chul Han, que estudiamos aquí en la web y en el canal. Una escritura simple, entendible y relativamente corta.

La complejidad de la filosofía no está en los temas que estudia sino en nuestra forma de entender tan enredada. Aquí es cuando, Wittgenstein, va a lanzar su famosa frase: “la gramática carece sobre todo de perspicuidad”, es decir, la gramática carece de claridad.

Juegos de Lenguaje de Wittgenstein

Si bien la época tractariana está siendo una teoría del lenguaje y por lo tanto está siendo una teoría del mundo, en Investigaciones Filosóficas, Wittgenstein no va a ser una teoría prescriptiva del lenguaje sino todo lo contrario ya no se tratará de ordenar nuestras formas del lenguaje sino que va a abordarlo desde una nueva manera: se ocupó de estudiar cómo usamos el lenguaje, cómo hacemos nuestra actividad lingüística. Ahí comienza a escribir sobre las diferentes formas del lenguaje y sus diferentes usos, cada lenguaje entonces es una forma de ver el mundo, por lo tanto, lo que hay que estudiar son sus reglas.

Aquí aparece el juego, pero no el juego en tanto lúdico, es decir, no como el jugueteo sino el juego en tanto reglas, por lo tanto, lo que importa más no es su significación o la significación del lenguaje sino cómo se usa. Es decir, lo que hay que entender es cómo funciona el lenguaje.

Con este viraje tan importante Wittgenstein pasó de ser el padre de los formalistas y positivistas a ser el padre de los filósofos del lenguaje.

Todo luego tiene reglas y a veces se juegan reglas que son tácitas, que no están escritas en ningún lado, pero todos las juegan. Por lo tanto, el lenguaje no sólo describe al mundo sino también una forma de vida. No hay un orden perfecto y para Wittgenstein esto va a ser muy importante porque lo que hay, como dijimos antes, es posibilidad.

Lo místico

Sin embargo, en medio de todo esto, sigue latente una idea wittgensteiniana que a mí me encanta particularmente que es lo inexpresable. Él lo va a llamar: lo místico.

Wittgenstein va a poner en el centro de la filosofía el problema del lenguaje pero no todo puede ser expresado por medio del lenguaje.

Es a esto lo que se refería el último capítulo del Tractatus que, sobre lo que no se puede hablar es mejor guardar silencio. En Observaciones Filosóficas se expone que “la esencia del mundo no puede ser expresada por lenguaje”, algo que coincide con el Tractatus cuando escribe “lo que puede ser mostrado no puede ser dicho”. 

Hay algo inexpresable. Hay algo que no se puede decir. Sólo se puede indicar. Sólo se puede mostrar.

De hecho, el límite entre lo que se muestra y lo que se dice es precisamente el límite del lenguaje. Incluso vemos en el Tractatus cuando escribe que no es lo mítico cómo sea el mundo sino que sea (el mundo. Refiriéndose al ser). 

Nuestro lenguaje solo puede decirnos cómo son las cosas, cómo son los hechos, pero no puede decirnos qué son. E incluso, no podemos siquiera pensar qué son las cosas. 

Nuestro lenguaje, por lo tanto, es solo fáctico, sólo dice hechos. ¿Esto te recuerda al aforismos de Nietzsche de “no hay hechos, sólo interpretaciones?

Investigaciones Filosóficas 

En Investigaciones Filosóficas dice “las palabras son hechos”, por tanto, el mundo tiene límites, es una totalidad limitada. Así que lo que está del otro lado del límite, del otro lado de la frontera, es lo inexpresable, es lo indecible, es lo que no se puede decir, es lo místico.

Para Wittgenstein ahí está lo más importante, el verdadero método filosófico es: no decir nada.

La filosofía no demuestra nada, solo puede mostrar.

Puedes conocer más de la obra de Wittgenstein con este video

Puedes encontrarme en mis redes sociales

Puedes suscribirte a mi canal de YouTube para enterarte de más filosofía

Dale clic al botón de YouTube para suscribirte ¡Y listo!

Te presento a mis Mecenas de Patreon

Con tu apoyo en Patreon me ayuda a seguir: https://www.patreon.com/marcosrepresas

Puedes ayudar desde $1 al mes.

Tú también puedes apoyarme en Patreon. Puedes ver cómo dándole clic a la imagen
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.