Entradas

JEAN BAUDRILLARD HIPERREALIDAD 🔴

Jean Baudrillard: Hiperrealidad. Este término tan curioso como fascinante es el eje central de la obra de este pensador.

JEAN BAUDRILLARD

Baudrillard (1929-2007) fue un sociólogo, filólogo y filósofo francés que escribió textos muy críticos acerca de la cultura occidental contemporánea. Sus temas fundamentales tienen que ver con la virtualización, la ilusión, la hiperrealidad y el simulacro.

HIPERREALIDAD EJEMPLOS

nietsche libros pdf

En esta ocasión escribiremos no solo sobre la hiperrealidad sino que haremos una reseña sobre su texto, La Ilusión Vital, nombre sacado de una frase del pensador, Friedrich Nietzsche.

La ilusión vital nietzscheana es nada más y nada menos que, la ilusión de las apariencias.

DIOS HA MUERTO NIETZSCHE

Así como Nietzsche escribió “Dios ha muerto”, Baudrillard va a escribir en La ilusión Vital, “la realidad ha muerto”. Pero, si bien es cierto que la muerte de Dios la hicimos nosotros y ha sido un tanto simbólica porque representa la muerte de la verdad teocéntrica y al mismo tiempo, la muerte de Dios dada por el exceso de la razón en la Razón ilustrada, burguesa y revolucionaria; no así ha sido la muerte de la realidad.

Esto ha sido producido por un exterminio, porque en un acto de exterminación no queda cadáver, no queda cuerpo. Este acto, Baudrillard va a llamarlo el Crimen Perfecto. Además, a nadie se le puede imputar y al mismo tiempo todos somos cómplices: todos hemos provocado el asesinato de la realidad y todos a su vez somos víctimas de este homicidio.

Todos estamos atados a este problema que, nada más y nada menos es: la hiperrealización. Escribe Jean Baudrillad Hiperrealidad.

QUÉ ES LA HIPERREALIDAD para Jean Baudrillard

Pero, ¿qué es la realidad? Todo el mundo usa el término “real”, “realidad”, incluso hasta la vergüenza del uso político “voy a hablar de la verdad real” o “la realidad real”. Y uno se queda como petrificado ante dicha insolencia.

¿Cómo define baudrillard la realidad?

La hiperrealidad de Jean Baudrillard, es un concepto o un principio, y por realidad entiendo todo un conjunto de valores que están ligados a este principio. El problema no es que haya ausencia de realidad, es más bien lo contrario, hay una sobre exposición de la realidad, de lo real.

Para poder entender lo que nos trata de explicar Jean Baudrillard es que, así como nos dijo Nietzsche, el acceso al hecho es la interpretación, hoy estamos expuestos a una violenta exposición interpretativa de todo lo que pasa. Es decir, si la Ilustración nos trajo la Era de las Luces, la posmodernidad y la posverdad nos ha encandilado con las múltiples y múltiples interpretaciones del sujeto comunicacional.

Esto obviamente se ha potenciado con los avances mediáticos, virtuales y las redes sociales.

LO REAL HA MUERTO

Incluso, Jean Baudrillard explica que ni siquiera hay tiempo para las cosas reales ocurran, todo está siendo precedido por su virtualización. Las cosas están tan aceleradas que ya no se inscriben en una temporalidad lineal sino más bien como en un entramado, reescribiéndose constantemente sobreposición de las causas y efectos.

El problema que nos muestra el filósofos va más allá y tiene que ver con copiar la realidad, cómo nosotros queremos hacer una copia de lo que es real o de nuestra identidad. Ante esto, ya la verdad ya no nos puede dar ninguna solución.

En esta sobreexposición de la realidad, lo verdadero ya carece de sentido. Donde incluso, mientras más avancen los sistemas políticos, económicos, educativos, todos, se están deconstruyendo buscando su perfección.

Jean Baudrillard expone que la hiperrealidad es lo que traerá es la propia implosión del sistema.

¿QUÉ NOS QUEDA?

nietzsche patreon marcos represas

La búsqueda de la perfección es lo que ha traído la sobreexposición de la realidad. Esto es lo que él llama: hiperrealidad. Donde ocurren múltiples simulacros, copias de la realidad.

Ya no hay un exceso de destino para la sociedad. El capitalismo ya no nos vende -como aquellos años de la posguerra de bonanza-, un sueño liberal y de riqueza como destino- El problema es que lo que hay es una ausencia de destino. Sobretodo, lo que hay es una ausencia de la ilusión.

Con el exceso de claridad y positivismo, ¡quedamos cegados!

La tarea hoy es, aunque Baudrillard dice: no hay retorno, recatar un mundo inentiligible, un mundo más enigmático, rescatar la metáfora, rescatar en última instancia, el valor poético y enigmático del pensamiento.

Rescatar, la ilusión del destino.

-FIN-

¿Dudas, comentarios? ¡Te espero aquí abajo!

¿No quieres perderte mis vídeos? ¡Suscríbete a mi canal de Youtube!

¡Nos vemos pronto!

Espera, dale clic a algún video, quizás te interese verlo: